POEMAS

Y, de repente, nuestras redes rebosan alegría,
Desde que Tú te fuiste
no hemos pescado nada.
Llevamos veinte siglos
echando inútilmente
las redes de la vida,
y entre sus mallas
sólo pescamos el vacío.
Vamos quemando horas
y el alma sigue seca.
Nos hemos vuelto estériles
lo mismo que una tierra
cubierta de cemento.
¿Estaremos ya muertos?
¿Desde hace cuántos años no nos hemos reído?
¿Quién recuerda la última vez que amamos?

 

Y una tarde Tú vuelves y nos dices:
«Echa la red a tu derecha,
atrévete de nuevo a confiar,
abre tu alma,
saca del viejo cofre
las nuevas ilusiones,
dale cuerda al corazón,
levántate y camina».
Y lo hacemos sólo por darte gusto.
Y, de repente, nuestras redes rebosan alegría,
nos resucita el gozo
y es tanto el peso de amor
que recogemos
que la red se nos rompe cargada
de ciento cincuenta esperanzas.
¡Ah, Tú, fecundador de almas: llégate a nuestra orilla,
camina sobre el agua
de nuestra indiferencia,
devuélvenos, Señor, a tu alegría

 

 

 

 

Obreros de la palabra,

Vosotros que aún no habéis sido corrompidos,

Vosotros que entregáis el verbo de cada día

Para combatir la ignorancia,

No nos dejéis solos en estas horas de oscuridad.

 

Venid a las humildes calles

Que el Capital dejó de escombreras humanas.

Este asfalto es fértil para vuestros versos.

 

No temáis pasar necesidades

Porque mañana seréis resarcidos,

Y siempre hallaréis cobijo

Bajo el techo de los sin techo.

 

En estos tiempos de guerra,

Donde la vida es mercancía,

Necesitamos de vuestra esperanza

Para alimentar nuestros sueños.

 

Vosotros que tejéis la Historia

Con hilos inquebrantables,

 Por los siglos, de los siglos,

Venid junto a nosotros.

Entre los de abajo encontraréis la resurrección

De la justicia y un mundo nuevo.

 

Desde puerto Bayyana, al levante de Andalucía y al norte de África.

 

Marcos G Sedano.

 

TUS DIBUJOS EN EL SUELO

 

Tus dibujos en el suelo

 

han tenido un efecto sorprendente:

 

el círculo moralista y acusador se ha roto

 

y, a solas contigo,

 

por primera vez, me he sentido libre.

 

 

 

Tus dibujos en el suelo

 

han sido el primer espejo no engañoso

 

que me ha hecho ver mi rostro triste,

 

mi ser pobre y vacilante,

 

y mis miedos de siempre.

 

 

 

Tus dibujos en el suelo

 

han creado un silencio penetrante,

 

pues han puesto al descubierto

 

la trágica parodia que vivimos

 

cuando nos creemos diferentes.

 

 

 

Tus dibujos en el suelo

 

me han devuelto la dignidad perdida,

 

cuando tu dedo suave y firme,

 

con el polvo de siempre y mis lágrimas perdidas,

 

ha plasmado mi nuevo rostro sonriente.

 

 

 

Después te has incorporado,

 

serenamente has mirado mis ojos,

 

me has besado como nadie,

 

y has dicho al aire: Vete y vive; ya sabes.

 

Y yo no me he atrevido a abrazarte.

 

 

 

Pero llevo tus dibujos del suelo

 

tatuados en mi piel para siempre,

 

pues has sido el primero en aceptarme,

 

en amarme y perdonarme gratis

 

y en dejarme limpia y libre.

 

 

 

¡Rompedor, como siempre!

 

 

 

Florentino Ulibarri

 

 

 


Estos días azules, este sol de la infancia
Joaquín Sabina
Sesenta y siete tacos el día doce
de febrero cumplí con pocas ganas
de happy birthdays, de velas atroces
pero esa tarde me llamó Susana.
Presidenta le dije, no me tiente,
con medallas impropias de un gualtrapa,
aunque si es de mi tierra y de mi gente
será un honor lucirla en la solapa.
Y eso que en estos tiempos de tribales
identidades anti solidarias
uno acepta encomiendas federales
si no son desiguales y gregarias.
Urge por eso, en tan inciertos días
construir puentes, destruir barreras,
que sea la verdiblanca la bandera
de la cultura, el pan y la alegría.
De Huelva y de Jaén eran mis padres,
mis amigos don nadies sin fronteras,
cuando la última copa me descuadre
regresaré a mi olivo y a mi higuera.
Jaén, Sevilla, Córdoba, Granada,
Málaga, Huelva, Cádiz, Almería,
duendes de la memoria enamorada
mantras del corazón y la utopía.
¡Qué jeta! ¿Predilecto? ¡Qué impostura!
Se burlan los espejos implacables
¿El cantautor o su caricatura?
¿El golfo? ¿El trotamundos inestable?
¿El rojo con abono en la maestranza?
¿El rockero que admira al Agujetas?
¿El ateo que espera a la Esperanza
de Triana soñando una saeta?
¿Qué cantan los poetas andaluces
de ahora? -preguntaba Rafael-
Caballero Bonald, perito en luces
de Argónida le puede responder.
Y mi compadre Luis García Montero
y Felipe Benítez que en la Rota
de la OTAN fundó un invernadero
para plantar mis ripios y mis notas.
Y allí paso veranos exquisitos
al amor de la gente que más quiero,
rodeado de hermanos, primas, titos,
un doctor, un borracho, un alfarero.
En ningún otro sitio los gitanos
han echado raíces de Macondo
llenando el alcanfor de mis paisanos
de un milagro llamado cante jondo.
Por no mentar la Alhambra y la Mezquita
de al-Ándalus, bendita morería,
o de las juderías sibaritas
que Isabel y Fernando aborrecían.
Aunque uno es nocherniego y tabernario
también sabe dar pases de castigo
pa ser buen andaluz no es necesario
tocarle tantas palmas al ombligo.
Mejor pasar a limpio los pecados,
los eres, la ignorancia, el desempleo,
Andalucía sabe demasiado
lo ingrato que es bailar con el más feo.
La ilustración brilló cuando las cortes
de Cádiz se metieron en faena,
después un rey felón vendido al norte
puso de moda el vivan las caenas.
Parias hambrientos, pijos de mal vino,
guerras civiles, ninis sin memoria,
no conviene olvidar, por si la historia,
que aquí nacieron Lorca y su asesino.
Primero fueron Úbeda y Granada
las ciudades de mi devocionario,
luego vino Madrid, Londres y cada
Babel que me brindara un escenario.
Y América Latina tan mestiza
que sabe a ron y arcángeles paganos
y esa Habana mulata tan castiza,
tan gaditana dijo Carlos Cano.
Regular, mire usted, tirando a mal
anda nuestra marchita economía
pero en arte, delirios y osadía
no conozco un parnaso tan frutal.
Por eso a los tribunos que gobiernan
hoy les pido, perdónenme que insista,
una patria decente, audaz, moderna
humana, justa, libre y progresista.
Y como no me ponen los sectarios
ni me frenan atávicos prejuicios
soñar un paraíso hospitalario
al sur del sur es ya mi único vicio.
Tuvo que ser el gesto de un paisano,
pongamos que hablo de Alejandro Sanz,
quien detuviera en fa mayor la mano
que maltrataba el morro de una fan.
Porque, aunque soy forofo del Atleti
y admirador de Messi y de Zizou,
entre el merengue y, manque pierda, el Betis
quiero siempre que gane el andaluz.
Marifé, Gala, Góngora, Cernuda,
Morente, Rancapino, Camarón,
Pasión, Emilio Prados, Juan Ramón:
el sabio sabe más cuanto más duda.
Y Bécquer y don Juan, Chávez Nogales,
Javier Ruibal, Paquito de Lucía,
Téllez, Muñoz Molina, los cabales
profetas de la nueva Andalucía.
Y Romero de Torres y Murillo
y Juan Vida, Valdés Leal, Laffón,
y Picasso y Velázquez y Gordillo
yendo del carboncillo a la abstracción.
Y Rilke, Hemingway, Gibson, Brenan
y el orondo Orson Wells, guiris de pro,
que entre la magia, el llanto y la verbena
Blas Infante a su causa convirtió.
Y Pastora Soler y Miguel Ríos
y la ópera bastarda de Bizet
y Carmen, la morena del quejío
que no es la del gabacho Mérimée.
Abrácense por fin las dos Españas,
muera el siniestro guerracivilismo
ni obispos ni trileros sin entrañas
menos tontos por ciento de lo mismo.
En Madrid aprendí cómo reluce
la copla de Chacón tabaco y oro
cuando salen roneando por el foro
del café de la Unión los andaluces.
Permítanme también que cite y loe
aquellos besos en Puente Genil,
el trilingüe legado de Averroes,
las lágrimas de sangre de Boabdil.
Y Aleixandre el gran Nobel generoso,
el hombre más discreto de Sevilla,
que en Wellingtonia tuvo buen reposo
y amores clandestinos de puntillas.
Maestros de fervor republicano,
actores de la mítica Barraca,
doctores que en su exilio americano
ilustraron al negro y al sudaca.
Aquí pintan de añil el universo,
Morante, Caracol, José Mercé,
el nombre de la rosa, prosa y verso,
Altolaguirre, Lola, Raphael.
La impúdica y traviesa chirigota,
John Lennon y la Piaf por bulerías,
el Kichi en carnaval dando la nota,
el verdial tan rural de la Ajarquía.
Con lo que va apreciándose y creciendo
por todo el ancho mundo el español
¿qué coño hace ese shosho malvendiendo
su inglés barato por eurovisión?
Querido no te pongas estupendo
me dijo anoche un cierto don latino
de Hispalis, sigue andando y escribiendo
pero en román vulgar y paladino.
Cuidando mi mala salud de hierro
hurgando en pecadillos veniales,
con seis gatos en torno y ningún perro
que ladre en mis futuros funerales.
La España de charanga y pandereta
no es el sur luminoso que prefiero,
mientras el jornalero y el paleta,
blasfemen contra el dios de los banqueros.
Pero es verdad que el ciclo de la luz,
el pescaíto, el mar, el vino, el clima
convierten en fanático andaluz
al que a su gente singular se arrima.
Estos días azules y este sol
de la infancia en un patio de Sevilla
velaron al poeta en la pensión
de Colliure con flores amarillas.
Dos versos, un cuaderno, un sacramento
póstumo del mejor de los Machado
que nos dejó de noble testamento
su cómo ser un andaluz honrado.
Contra el pacto del sable y la casulla
mi diosa es la razón que no se vende
esta medalla al mérito es más suya
que de quien de su ejemplo tanto aprende.
Alérgico a sermones y laureles,
hoy, lejos de calle melancolía,
pongo mi tinta, cantos y pinceles,
al servicio de nuestra Andalucía.
Bendito veintiocho de febrero
lo dice un hijo pródigo que sabe
que aquí no sobra nadie, compañeros,
que todo el mundo en esta tierra cabe.
Andaluz y español, más europeo
que el virus que nos quiere separar,
por sí dice ese himno en el que creo
y por el mundo, y por la humanidad.

 

J.Sabina al ecibir la Medalla de Andalucía


Esperaré a que crezca el árbol

y me dé sombra.

Pero abonaré la espera
con mis hojas secas.

Esperaré a que brote
el manantial
y me dé agua.
Pero despejaré mi cauce

de memorias enlodadas.

Esperaré a que apunte
la aurora
y me ilumine.
Pero sacudiré mi noche

de postraciones y sudarios.

Esperaré que llegue
lo que no sé
y me sorprenda.

Pero vaciaré mi casa
de todo lo conquistado.
Y al abonar el árbol,
despejar el cauce,
sacudir la noche
y vaciar la casa,
la tierra y el lamento
se abrirán a la esperanza.

Benjamín González Buelta, S.J.

Un tiempo de misericordia

 

Un tiempo para la misericordia

 

 

Para vivir la vida, no de cualquier manera. Somos redimidos para vivirla con profundidad y hondura. La vocación original del hombre es la felicidad, la plenitud de vida. Para eso ha creado Dios al hombre sobre la tierra. Jesucristo ha venido a redimirnos, a liberarnos de la superficialidad y del sinsentido de una vida no vivida. El lenguaje de la poesía, de la reflexión, de la canción, del cine abundan en su canto a la vida más plena. Y la gloria de Dios es el hombre vivo.

 

 

 

Y me declaro culpable

 

Me declaro culpable de
no haber hecho,
con estas manos que me dieron,
una escoba.
¿Por qué no hice una escoba?
¿Por qué me dieron manos?
¿Para qué sirvieron
si sólo vi el rumor del cereal,
si sólo tuve oídos para el viento
y no recogí el hilo
de la escoba,
verde aún en la tierra,
y no puse a secar los tallos tiernos
y no los pude unir
en un haz áureo,
y no junté una caña de madera
a la falda amarilla
hasta dar una escoba
a los caminos?

 

Así fue:
no sé cómo,
se me pasó la vida
sin aprender, sin ver,
sin recoger y unir
los elementos.

 

 

En esta hora no niego
que tuve tiempo,
tiempo,
pero no tuve manos
y así, ¿cómo podía
aspirar con razón a la grandeza,
si nunca fui capaz
de hacer una escoba,
una sola,
una?

Sí, soy culpable
de lo que no dije,
de lo que no sembré, corté, medí,
de no haberme incitado
a poblar tierras,
de haberme mantenido en
los desiertos.
y de mi voz hablando con la arena.

(Pablo Neruda)

 

 

 

 

 

 

 

 

Salmo de la misericordia

 

 

 

Yo te canto, Señor,

 

desde mi vida nueva y llena de luz;

 

te canto con el corazón gozoso,

 

porque has hecho maravillas en mi vida,

 

porque de nuevo me has traído a tu lado.

 

 

 

Has sido bueno conmigo, Señor:

 

Me has dado a conocer tu salvación,

 

me has librado de mi pecado:

 

¡gracias por la ternura de tu amor!

 

Mi corazón ha sentido tu perdón

 

y tu misericordia;

 

y tu Palabra de Vida

 

tiene morada en mi casa abierta.

 

 

 

Para ti mi canto, Señor,

 

para ti mis sentimientos profundos.

 

Para ti mi capacidad de amar

 

y de ser amado: quiero ser tu amigo.

 

Para ti mis proyectos,

 

mis ilusiones

 

y mis utopías:

 

te pertenezco.

 

Para ti , Señor,

 

esta vida que crece a tu lado

 

y se fortalece.

 

 

 

Mi corazón, Señor,

 

salta de alegría al saber

 

que vienes a mi encuentro;

 

mi corazón espera

 

que tu presencia sea paz

 

y bien para los hombres;

 

mi corazón confía en tu justicia

 

y en tu misericordia;

 

mi corazón, Señor,

 

te espera y quiere ser por ti juzgado.

 

 

 

Gracias, Señor,

 

por meter mi pequeño corazón

 

en tu inmenso corazón de Padre.

 

 

 

 

 


Sube a nacer conmigo,
dice el poeta Neruda.
Baja a nacer conmigo,
dice el Dios de Jesús.
Hay que nacer de nuevo,
hermanos Nicodemos
y hay que nacer subiendo desde abajo.

De esperanza en esperanza,
de pesebre en pesebre,
todavía hay Navidad.
Desconcertados por el viento del desierto
que no sabemos de donde viene
ni adonde va.
Encharcados en sangre y en codicia,
prohibidos de vivir
con dignidad,
sólo este Niño puede salvarnos.

De esperanza en esperanza,
de pesebre en pesebre,
de Navidad en Navidad.
Siempre de noche
naciendo de nuevo,
Nicodemos.

Desde las periferias existenciales;”
con la fe de Maria
y los silencios de José
y todo el Misterio del Niño,
hay Navidad.

Con los pobres de la tierra,
confesamos
que Él nos ha amado hasta el extremo
de entregarnos su propio Hijo,
hecho Dios venido a menos,
en una Kenosis total.
Y es Navidad.
Y es Tiempo Nuevo.

Y la consigna es
que todo es Gracia,
todo es Pascua,
todo es Reino.

Pedro Casaldàliga


QUEREMOS (R. Cantalapiedra)

No queremos a los grandes palabreros. 

Queremos a un hombre que se embarre con nosotros, q

que llore con nosotros, que ría con nosotros, 

que beba con nosotros el vino en la taberna, 

que coma en nuestra mesa, 

que tenga orgullo y rabia, que tenga corazón y fortaleza. 


Los otros no interesan, los otros no interesan, los otros no interesan.

No queremos a engañosos pregoneros. 

Queremos a un hombre que se acerque a nosotros, 

que luche con nosotros, que cante con nosotros, 

que beba con nosotros el vino en la taberna, 

que sepa nuestras penas, que tenga orgullo y rabia, 

que tenga corazón y fortaleza. 

Los otros no interesan, los otros no interesan, los otros no interesan.

Pilato somos nosotros



El fuerte impone sus normas

y el débil cumple por miedo.

Vemos, acatamos, callamos



El violento exige obediencia

y el cínico se burla de todo

Miramos a otra parte , por si acaso



El retorcido extrema su argumento

y el soberbio desprecia al sencillo

Por temor aplaudimos al falso



Luego, como si no fuera con nosotros

ensalzamos a Jesús

y renegamos del gobernador romano



Seamos sinceros

Dejemos que el corazón nos delate

¡Cuántas veces, en la vida,

también nosotros somos Pilato!

(Pedro Fraile)

EL ANALFABETO POLÍTICO


El peor analfabeto es el analfabeto político.

No oye, no habla, no participa de los

acontecimientos políticos

No sabe que el coste de la vida, el precio

de las alubias, del pan, de la harina,

del vestido, del zapato y de las medicinas,

dependen de decisiones políticas



El analfabeto político es tan burro que se

enorgullece y ensancha el pecho diciendo

que odia la política. No sabe que de su

ignorancia política nace la prostituta,

el menor abandonado y el peor de todos:

los bandidos que es el político corrupto,

mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales

y multinacionales

( Bertolt Brecht)

EL ENCUENTRO

(poemas desde la Mesa compartida, a orillas del Lago de Tiberíades)

 

El día está tan claro

que a su través hoy puedo

adivinar un Hombre

Le digo. ”Cuánto tiempo

anduvimos buscándote,

cuánto inventando un reino

que jamás pisarías…

 

Él no pregunta

en nombre de quién hablo

-tal vez lo sabe-, extiende

manteles de amistad

y me abre la casa.

 

Cuando nos levantamos

sé que podría

en medio de la selva

o en un desierto

reconocer su semejanza.

 

Entonces

brindamos con virtud

en simple fe desnudos:

“Nos salvaremos , sí,

nos salvaremos”

 J. Ángel Valente


UNa cruz sencilla

Cristo de Velázquez
Cristo de Velázquez

Hazme una cruz sencilla,

carpintero,


sin añadidos

ni ornamentos…


 

que se vean desnudos

los maderos,


 

desnudos

y decididamente rectos.


 

Los brazos en abrazo hacia la tierra,


el astil disparándose a los cielos.


 

Que no haya un solo adorno

que distraiga 
este gesto:

este elemento humano


de los dos mandamientos.


 

Sencilla, sencilla

hazme una cruz sencilla carpintero.

 

León Felipe;  "Antología rota


P. Fraile

Aplastar es distinto de ahondar

Destrozar es partir

Aniquilar es morir

Tu vida , Jesús,

Es vida ahondada, partida y muerta

Ni aplastada, ni destrozada, ni aniquilada

Como el grano de trigo

Que muere en el hondón de la tierra para dar fruto,

Así tu vida entregada, buen Dios, 

Se deshace para que tengamos LA VIDA


Charlie Pèguy

«Me han dicho, dice Dios, que hay hombres

que trabajan bien y duermen mal, que no duermen nada.

¡Qué falta de confianza en Mí!

Eso es casi más grave que si trabajasen mal y durmiesen bien

porque la pereza es un pecado mas pequeño que la inquietud,

que la desesperación y que la falta de confianza en Mí.

(...)

Y sólo tú, noche, hija mía,

consigues a veces del hombre rebelde

que se entregue un poco a mí,

que tienda un poco sus pobres miembros cansados sobre la cama

y que tienda también su corazón dolorido

y, sobre todo, que su cabeza no ande cavilando

(que está siempre cavilando)

y que sus ideas no anden dando vueltas

como granos de calabaza o como un sonajero

dentro de un pepino vacío. ¡Pobre hijo!

No me gusta el hombre que no duerme

y que arde en su cama de preocupación y de fiebre.

No me gusta el que al acostarse

hace planes para el día siguiente, ¡el tonto!

¿Es que sabe él acaso cómo se presentará el día siguiente?

¿Sabe siquiera el color del tiempo que va a hacer?

Haría mejor en rezar.

Porque yo no he negado nunca el pan de cada día

al que se abandona en mis manos

como el bastón en mano del caminante.

Me gusta el que se abandona en mis brazos

como el bebé que se ríe y que no se ocupa de nada

y ve el mundo a través de los ojos de su madre y de su nodriza.

Pero el que se pone a hacer cavilaciones para el día de mañana,

ése trabaja como un mercenario.

Yo creo que quizá podríais sin grandes pérdidas

dejar vuestros asuntos en mis manos, hombres sabios,

porque quizá yo sea tan sabio como vosotros.

Yo creo que podríais despreocuparos durante una noche

y que al día siguiente ni encontraríais vuestros asuntos

demasiado estropeados;

a lo mejor, incluso no los encontraríais mal,

y hasta quizá los encontraríais algo mejor.

Yo creo que soy capaz de conducirlos un poquito...

Por favor, sed como un hombre que no siempre está remando,

sino que a veces se deja llevar por la corriente»...


“CRUZ DE VICTORIA”

En los campos de batalla

caen las víctimas del horror

y de la violencia

 

Los mandatarios

reciben “cruces de victoria”

conquistadas a fuerza de sangre

 

¿Cómo decir que tu cruz fue

de victoria, Señor,

cuando tú fuiste crucificado?

 

Una palabra “perdónales”

Un gesto soberano de libertad.

 

Una oración al Padre:

“en tus manos

encomiendo mi espíritu”

 

         Pedro Fraile


poderoso silencio

Oh, cállate, Señor, calla tu boca cerrada.

no me digas tu palabra de silencio;

oh Señor, Tu voz se abra

estalle como un mar, como una roca gigante

 

Ay, tu silencio vuelve loca el alma;

ella ve el mar, mas nunca el abra abierta;

ve el cantil y allí se labra

una espuma de fe que no toca

 

¡Poderoso silencio, poderoso silencio!

Sube el mar hasta ahogarnos

en su terrible estruendoso silencio.

 

¡Poderoso silencio con quien lucho a voz en grito:

grita hasta arrancarnos la lengua,

mudo Dios al que yo escucho!


La fiesta de la vida

¡Pronto!Dejad vuestros empeños

 

Sigamos la ruta del Señor.

Amasemos todos con las manos

que el Pan crecerá con alegría

Si lo cocemos en el horno del fuego del Amor.

Hoy celebramos un encuentro con el  que solo supo Amar, a los mas pobres, a los que han perdido su dignidad o se la hemos arrebatado con violencia o a hurtadillas. Por eso, hoy, día del Corpus, rehacemos nuestro compromiso con el Reino a adoramos y aclamamos al Misterio de nuestra FE por nuestras calles y plazas. Y también con el afán renovado de que nadie quedará con hambre , ni estará sólo, ni triste que todos pueden sentarse a nuetsra mesa que  es SU MESA. Si, porque hay para todos, es necesario que haya y habrá si se comparte en la fiesta de la Vida Alegraos, todo está preparado para la  fiesta de la VIDA.

¡Pronto!, Estamos alegres porque construimos espacios de Esperanza

 

Paco Aranda


Oración de FE a Jesús

 Tú , Jesús, que eres...

el más inseguro de los caminos;

el de los que caminan mas inseguros;

la más desnuda de las verdades:

las de los más verdaderamente desnudos;

las más deshecha de las vidas:

la de los más desechos por la vida.

Dáme fuerza, fe y espíritu

para seguirte, creer en Ti y hacer tu Reino

     ( Anónimo)


Dios nos contesta al PADRENUESTRO

J. María Olaizola

DIOS REZA EL PADRE NUESTRO POR MI

 

Hijo mío, que estás en la tierra,

haz que tu vida sea

el mejor reflejo de mi nombre

 

Adéntrate en mi reino

en cada paso que des,

en cada decisión que tomes,

en cada caricia y cada gesto.

 

Constrúyelo tú por mí, y conmigo.

Esta es mi voluntad

en la tierra y en el cielo.

 

Toma el pan de cada día,

consciente de que es un privilegio

y un milagro. Perdona tu errores,

tus caídas , tus abandonos,

pero haz tú lo mismo

con la fragilidad de tus hermanos

 

Lucha para seguir

el camino correcto en la vida,

que yo estaré a tu lado

y no tengas miedo

que el mal no ha de tener en tu vida

 

la última palabra…Amén


Eucaristía y Padres de la Iglesia

Es misterio.

Es sacramento.

 Es sacrificio.

Como misterio, se cree.

Como sacramento, se recibe.

Como sacrificio, se ofrece.

Se propone al entendimiento como misterio.

Se da al alma como alimento.

Se ofrece a Dios como homenaje.

Como misterio, anonada.

Como sacramento, alimenta.

Como sacrificio, redime.

Como misterio, es admirable.

Como sacramento, es deleitable.

Como sacrificio, es inefable.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es presencia real.

Como sacrificio, alimenta.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es sabrosísimo.

Como sacrificio, es valiosísimo.

Como misterio, debo meditarlo.

Como sacramento, debo gustarlo.

Como sacrificio, debo apreciarlo sobre todo.

Es misterio de fe. Debo creerlo.

Es sacramento de amor. Debo amarlo.

Es sacrificio de Dios. Debo confiar en él.

Como misterio se esconde.. en el Sagrario.

Como sacramento, alimenta.. es convite, es comunión.

Como sacrificio, se inmola... es víctima.. es la Santa Misa.

¡Oh Misterio Adorable! El Sagrario será mi refugio.

¡Oh Sacramento Dulcísimo! Comulgar será mi mayor deseo.

¡Oh Sacrificio Estupendo! La misa será mi prioridad de vida.