san ignacio de antioquía

Descarga
"Pedid a Cristo por mí para que , por medio de estos instrumentos, logre ser un sacrificio para Dios. No doy órdenes como Pedro y Pablo. Aquéllos eran apóstoles; yo soy un condenado; aquellos libres; yo, hasta ahora, un esclavo. Pero si sufro (el martirio), seré un liberto de Jesucristo y en Él resucitaré libre. Ahora, encadenado, aprendo a no desear nada."
S Ig.pdf
Documento Adobe Acrobat 51.0 KB
Descarga
Ignacio de Antioquía.pdf
Documento Adobe Acrobat 62.9 KB

san juan crisóstomo

Descarga
Considerado como “doctor de la eucaristía”, es un testigo excepcional de la presencia real de Cristo en la eucaristía y del carácter sacrificial de la misma.
juancrisostomoapuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 124.9 KB
Descarga
juancrisostomo.profesor.textos.pdf
Documento Adobe Acrobat 69.8 KB

San Benito , abad, patrón de Europa

Descarga
San Benito de Nursia, con su vida y su obra, ejerció una influencia fundamental en el desarrollo de la civilización y de la cultura europea.
BENITO DE NURSIA.pdf
Documento Adobe Acrobat 56.5 KB

Ireneo de Lyon.

Descarga
El tiempo de san Ireneo es el período más floreciente de la teología gnóstica. Además de la administración de su diócesis, Ireneo se dedicó a la obra de combatir las herejías gnósticas por medio de extensos escritos.
7.5.Ireneo.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 141.2 KB

san justino, 1 de junio

Algunos, sin razón, para rechazar nuestra enseñanza pudieran objetarnos que, diciendo nosotros que Cristo nació hace sólo ciento cincuenta años bajo Quirino y enseñó su doctrina más tarde, en tiempo de Poncio Pilato, ninguna responsabilidad tienen los hombres que le precedieron. Adelantándonos a resolver esta dificultad. Nosotros hemos recibido la enseñanza de que Cristo es el primogénito de Dios, y anteriormente hemos indicado que Él es el Verbo, de que todo el género humano ha participado. Y así, quienes vivieron conforme al Verbo, son cristianos aun cuando fueron tenidos por ateos, como sucedió con Sócrates y Heráclito y otros semejantes, y entre los bárbaros con Abrahán, Ananías, Azarías y Misael, y otros muchos cuyos hechos y nombres, que sería largo enumerar, omitimos por ahora. De suerte que también anteriormente vivieron sin razón, se hicieron inútiles y enemigos de Cristo y asesinos de quienes viven con razón; mas los que conforme a ésta ha vivido y siguen viviendo son cristianos y no saben de miedo ni turbación” (1 Apol. 46).

 

 

 

Y aun algunos que profesaron la doctrina estoica, sabemos que han sido odiados y muertos, pues por lo menos en la ética se muestran moderados, lo mismo que los poetas en determinados puntos, por la semilla del Verbo, que se halla ingénito en todo el género humano. Como Heráclito, como antes dijimos, y entres los de nuestros tiempo, Musonio y otros que sabemos. Porque, como ya indicamos, los demonios han tenido siempre empeño en hacernos odiosos a cuantos, de cualquier modo, han querido vivir conforme al Logos y huir de la maldad. Nada, pues, tiene de maravilla si, desemascarados, tratan también de hacer odiosos, y con más empeño, a los que viven no ya conforme a una parte del Verbo seminal, sino conforme al conocimiento y contemplación del Verbo total, que es Cristo” (2Apol. 2,7).

 

 

 

Así pues, nuestra religión aparece más sublime que toda humana enseñanza por la sencilla razón de que el Verbo entero, que es Cristo, aparecido por nosotros, se hizo cuerpo y razón y alma. Porque cuanto de bueno dijeron y hallaron jamás filósofos y legisladores, fue por ellos elaborado según la parte del Verbo que les cupo, por la investigación e intuición; pero como no conocieron al Verbo entero, que es Cristo, se contradijeron también con frecuencia unos a otros. Y los que antes de Cristo intentaron, conforme a las fuerzas humanas, investigar y demostrar las cosas por razón, fueron llevados a los tribunales como impíos y amigos de novedades... A Sócrates nadie le creyó hasta dar su vida por esta doctrina; mas a Cristo, que en parte fue conocido por Sócrates (pues Él era y es el Verbo que está en todo, y Él fue quien por los profetas predijo lo que iba a venir y quien, hecho de nuestra naturaleza, por sí mismo nos enseñó estas cosas); a Cristo, decimos, no sólo le han creído filósofos y hombres cultos, sino también artesanos y gente absolutamente ignorante, que han sabido despreciar la opinión, el miedo y la muerte. Porque Él es la virtud del Padre inefable y no vaso de humana razón” (2Apol. II,10).

 

 

 

Descarga
Justino I.pdf
Documento Adobe Acrobat 81.4 KB

orígenes

Descarga
Orígenes, presbítero en el 230.
7.8.2.Origenes.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 130.4 KB
Descarga
7.8.2.Origenes.textos.pdf
Documento Adobe Acrobat 56.1 KB

San Atanasio de Alejandría, 2 de mayo

Descarga
Inicia su carrera eclesiástica: lector, diácono y secretario episcopal de Alejandro, obispos de Alejandría, al que acompaña al concilio de Nicea.
atanasioapuntes.doc
Documento Microsoft Word 233.0 KB
Descarga
Trinidad
atanasiotextos.doc
Documento Microsoft Word 22.5 KB

San Hilario de Poitier, 13 de enero

Descarga
Exiliado a Frigia, el exilio le sirvió para tomar contacto con la literatura cristiana en lengua griega...
Hilario de Poitiers.pdf
Documento Adobe Acrobat 52.2 KB

San Gregorio de Nisa, 10 DE ENERO

Descarga
Maestro de retórica; el más místico y profundo de los capadocios.
7.10.3.Gregorio.nisa.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 116.7 KB
Descarga
7.10.3.Gregorio.Nisa.textos.pdf
Documento Adobe Acrobat 117.3 KB

san gregorio de nacianzo, 2 de enero

Descarga
Tuvo una participación fundamental en el Concilio de Constantinopla. Sus discursos son destables.
7.10.2.Gregorio.Nacianzo.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 155.0 KB

SAn basilio de cesarea, 1 de enero

Descarga
Su dedicación principal: la predicación, la lucha en favor de la unidad de la Iglesia y el cuidado de los más necesitados,
7.10.1.Basilio.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 174.5 KB

san ambrosio de milán, 7 de diciembre.

Descarga
Asistimos al comienzo de lo que se ha dado en llamar decadencia de Occidente, período de transición con la Baja Edad Media. Surge en Occidente (y también en Oriente) la figura del obispo como personaje clave de la vida del Imperio, tanto por su influjo social (son los patronos que ayudan a los necesitados) como por su calado intelectual ...
7.14.1.Ambriosio.milan.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 148.3 KB
Descarga
7.14.1.Ambrosio.milan.textos.pdf
Documento Adobe Acrobat 53.8 KB

San Clemente Romano, papa. 23 de noviembre

Descarga
... a los llamados y santificados en la voluntad de Dios por nuestro Señor Jesucristo: que la gracia y la paz se multipliquen entre vosotros...
Primera carta de Clemente a los corintio
Documento Adobe Acrobat 40.3 KB
Descarga
Es el primer escrito de la literatura cristiana, fuera del NT, del que conocemos el nombre del autor, la época aproximada y la situación por la que se escribió la obra.
Carta de Clemente de Roma los corintios.
Documento Adobe Acrobat 135.7 KB

san león magno, 10 de noviembre

Archidiácono de la Iglesia de Roma en el 430.

Descarga
Uno de los pontificados más largos de este período y sus prioridades van a estar, por un lado, en la lucha contra las herejías, la búsqueda de la paz, un reforzamiento de la disciplina y desarrollo de la liturgia en la vida de la Iglesia, así como una política de mediación entre la autoridad imperial y pontificia, tanto en Oriente como en Occidente
7.14.4.Leon.magno.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 104.8 KB
Descarga
7.14.4.Leon.magno.textos.pdf
Documento Adobe Acrobat 58.9 KB

San Ignacio de Antioquía, 17 de octubre

SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA DE SIRIA- Obispo y mártir: 30/35 a 107/110 en Roma

 

 

Descarga
Vida y obra
Ignacio de Antioquía.pdf
Documento Adobe Acrobat 53.9 KB
Descarga
Carta a los romanos
Ignacio de Antioquía.Textos.pdf
Documento Adobe Acrobat 44.9 KB

San cipriano de cartago,16 de septiembre

Sobre todo, la unidad de la Iglesia.

Descarga
ciprianotextos.pdf
Documento Adobe Acrobat 46.3 KB
Descarga
ciprianoapuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 137.0 KB

san juan crisóstomo, 13 de septiembre

Juan Crisóstomo

 

 

 

 

 

Sobre la escena del teatro aparecen personajes de reyes, generales, médicos, oradores, profesores y soldados que no son nada de eso. Así, en la presente vida, riqueza y pobreza no pasan de máscaras de la escena. Cuando te sientas en las gradas del teatro y ves que abajo hace uno el papel de rey, no por eso lo tienes por feliz ni lo tomas por rey realmente, ni desearías ser lo que él es. Tú sabes muy bien que se trata de uno que anda errante por las plazas, un cordelero acaso, o un herrero, o algo por el estilo, y no lo tienes por afortunado por su máscara y atuendo. No juzgas su condición social por esas apariencias, sino que lo desprecias por su vileza. Así aquí, también, en el teatro del mundo. Cuando mires a representantes en la escena, al aparecer muchos ricos no los tengas por verdaderos ricos, sino que llevan solamente la máscara de la riqueza. El otro, que sobre la escena fingía a un rey o un general, muchas veces resulta ser un criado, que vende en la plaza higos o uvas; de la misma manera, ese que parece rico es, a menudo el hombre más pobre del mundo. Quítale la máscara y despliega su conciencia y entra en su espíritu, y hallarás allí infinita pobreza de virtud, y que es el más infame de los seres humanos. En el teatro, al llegar la tarde y marcharse los espectadores, los que antes aparecían como reyes y generales, saliendo también a la calle sin los atuendos de la representación, aparecen de nuevo lo que son. Así también aquí: se presenta la muerte, se deshace el teatro, y sin las máscaras de la pobreza y la riqueza se pasa a la otra vida; y allí son todos juzgados únicamente por sus obras, y unos aparecen como verdaderos ricos, otros como pobres; unos como honrados, otros como infames” (PG 48,982ss).

 

 

 

Sé, pues, también tú bien administrador de tus bienes, de lo que sacarás doble provecho: el de dar y el de administrar bien. No desdeñes servir por tu propia mano a los pobres. ¿Cristo no se avergüenza de tender la mano y recibir en la persona del pobre y tú te avergüenzas de tender la tuya y dar unas monedas? ¿No sería eso extremo de orgullo? Sólo hay una cosa que hayamos de avergonzarnos: de la maldad, de la crueldad e inhumanidad; la benevolencia, sin embargo, la limosna, la humanidad, el servir a los necesitados... son cosas que nos enaltecen. Aunque uno sea muy rico y opulento, más alabado será por todos si se abaja a los pobres y miserables; y no sólo lo alabarán los seres humanos, sino los mismos ángeles y hasta el Señor de los ángeles. Y no sólo lo alabará, sino que le compensará con dones multiplicados... No desdeñemos, pues, el cuidar a los pobres, ni rehusemos lavar los pies a los forasteros. Este servicio santifica nuestra manos. Y si después de él las levantamos para la oración, Dios se conmueve más al verlas y nos concede lo que le pedimos. Ciertamente, dar dinero es cosa de muchos, pero atender uno mismo a los necesitados, y hacerlo de buena gana, con amor y fraterna caridad, es cosa que requiere un alma grande y de altas virtudes. Y esto es lo que quiere Pablo cuando nos manda que nos dolamos de los que sufren tribulación, pobreza y calamidades, como si nos halláramos en los mismos males: ‘Con los cautivos, como si sufrierais cautividad’ (Heb 13,3)” (PG 51,334ss).

 

 

 

Al decirnos el Señor: ‘Me viste hambriento y me diste de comer’, por cuatro motivos encarece la limosna: la dignidad del que pide, pues está hambriento; la facilidad de dar, pues busca comer y sólo pide un pedazo de pan y no un banquete; la grandeza de la recompensa, pues por tan poca cosa promete el reino de los cielos. ¿Es inhumano, cruel y sin entrañas? Respeta la dignidad del que te pide. ¿No te conmueve su dignidad? Ten lástima de su desgracia. ¿Mas ni siquiera la desgracia te mueve a compasión? Da por lo menos por lo fácil de la donación. ¿No te persuaden ni la dignidad del que te pide, ni la urgencia de la necesidad, ni lo fácil de la donación? Da por lo menos al necesitado por la grandeza de la promesa que se te hace. He aquí cuatro motivos capaces de conmover a una piedra misma, a un avaro, a un engreído, a un sin entrañas y al más necio del mundo. ¿Qué perdón, pues, pueden esperar quienes, después de estas exhortaciones y consejos, desprecian y descuidan a los necesitados? (PG 51,334ss).

 

 

 

El no dar parte de lo que se tiene es ya linaje de rapiña. Esto que os digo se os hará tal vez extraño, pero no os maravilléis. Os voy a alegar un testimonio de las Escrituras divinas que dice ser rapiña, avaricia y fraude no sólo el arrebatar lo ajeno, sino también el no dar parte de lo suyo a los otros. ¿Qué testimonio es este? Reprendiendo Dios a los judíos por boca del profeta, dice: ‘La tierra ha producido sus frutos y no habéis traído los diezmos, sino que la rapiña del pobre está en vuestras casas’ (Mal 3,10). ‘Porque no habéis hecho -dice- las ofrendas acostumbradas, habéis arrebatado al pobre’. Y eso lo dice para demostrar a los ricos que tienen lo que pertenece al pobre, aun cuando hayan entrado en la herencia paterna, aun cuando les venga el dinero de donde quiera que sea. Y en otra parte dice también: ‘No defraudes la vida del pobre’ (Eclo 4,1). El que defrauda, lo ajeno defrauda, pues se llama fraude tomar y retener lo ajeno. Y por este pasaje se nos enseña también que si dejamos de hacer limosna, seremos castigados, al igual que los defraudadores. Y es así que las cosas o riqueza, de dondequiera las recojamos, pertenecen al Señor, y si las distribuimos entre los necesitados, lograremos gran abundancia. Y si el Señor te ha concedido tener más que otros, no ha sido para que lo gastes en fornicación y embriaguez, en comilonas y vestidos lujosos y demás disoluciones, sino para que lo distribuyas entre los necesitados. Un cobrador que recibe los dineros imperiales, si no los distribuye a quienes se le manda, sino que los emplea para sus propios vicios, tiene que dar cuenta y su fin es la muerte. Así, el rico es un cobrador del dinero que ha de ser distribuido a los pobres y se le manda que lo reparta a aquellos de entre sus compañeros de servicio que están necesitados. Luego, si emplea para sí mismo más de lo que pide la necesidad, tendrá que dar en la otra vida la más rigurosa cuenta, pues lo suyo no es suyo, sino de los que como él son siervos del único Señor” (PG 48,896).

 

 

 

No pongamos, pues, todo el empeño en acumular riquezas y dejarlas a nuestros hijos. Enseñémosles la virtud y pidamos para ellos la bendición de Dios. Esta es la mayor riqueza, la riqueza inefable que no se consume, la que diariamente acrecienta la misma opulencia, pues nada hay comparable a la virtud, nada más fuerte que la virtud. No me habléis de la realeza ni de que se ciñe diadema. Si no posee la virtud, es más miserable que el pobre harapiento. Porque, ¿de qué le vale la diadema o la púrpura, cuando su propia desidia lo traiciona? ¿Acaso el Señor hace distinción de dignidades exteriores? ¿Acaso se conmueve por el lustre de las personas? Aquí sólo se busca una cosa, sólo la práctica de la virtud abre las puertas a Él... Frecuentemente, esta abundancia se vuelve obstáculo para la virtud, pues el joven no saber usar de ella convenientemente. Los niños pequeños, si cogen un puñal..., al no saber manejarlos debidamente, se exponen a un evidente peligro, por lo que las madres no les consienten ni tocar tales objetos. Así, los jóvenes que heredan grandes riquezas, al no querer usar de ellas convenientemente, se precipitan en claros peligros y de ahí pueden caer sobre él una grave carga de pecados, pues de ahí nacen la molicie, los torpes placeres e infinitos males” (PG 54,570).

 

 

 

Descarga
7.12.Juan.crisostomo.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 120.2 KB

domingo 28 de agosto, s agustin de hipona

Descarga
Agustín de Hipona.pdf
Documento Adobe Acrobat 92.3 KB

lunes 11 de julio, san benito de nursia.

Descarga
Fundador del monaquismo occidental y patrono del pontificado de Benedicto XVI.
Entre los siglos V y VI, el mundo estaba trastornado por una tremenda crisis de valores y de instituciones, provocada por el derrumbamiento del Imperio Romano. Su obray de manera particular su Regla, ofrecieron una auténtica levadura espiritual, que cambió con el pasar de los siglos el rostro de Europa.
BENITO DE NURSIA.pdf
Documento Adobe Acrobat 51.8 KB

martes 28 de Junio, San Ireneo de Lyon.

Descarga
“Hacia una teología sistemática”
Ireneo se dedicó a la obra de combatir las herejías gnósticas por medio de extensos escritos.
7.5.Ireneo.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 114.3 KB

lunes 27 de junio, día de San Cirilo de Alejandría

Descarga
“ Custodio de la exactitud”
Nacido en el 370-380, fue elegido obispo de Alejandría en el 412. Cirilo atacó la posición de Nestorio desarrollando una cristología contraria a la antioquena que, a su parecer, dividía a Cristo en dos...
7.13.Cirilo.alejandria.apuntes.pdf
Documento Adobe Acrobat 130.4 KB

22 de Junio, San Paulino  de Nola

Descarga
San Paulino de Nola. De la época de san Agustín, con quien estuvo unido por una intensa amistad, Paulino ejerció su ministerio en Campania, en Nola, donde fue monje, y luego presbítero y obispo.
san Paulino de Nola.pdf
Documento Adobe Acrobat 52.1 KB