Parroquia
Santiago Apóstol Málaga

Frase del día

La paz verdadera que nace de la justicia y la equidad, de la verdad y del respeto mutuo, del encuentro y la celebración de la diversidad nos permitirá reírnos juntos, no de otros, celebrar juntos, y no las victorias sino los encuentros.  Francisco Aranda



NOTICIAS - NOVEDADES


Homilía III domingo del tiempo ordinario

Jesús ya ha sido presentado por dos voces: la que clama en el desierto y la del Padre desde el cielo El Espíritu lo ha metido en el mundo, lleno de tentaciones .Le toca presentarse El. Y lo hace en unas circunstancias excepcionales: no ocurre en cualquier tiempo, sino bajo el signo del conflicto: el encarcelamiento de Juan. Este acontecimiento provoca un cambio en Jesús de la tentación a la decisión y acción: de la experiencia al anuncio del Reino. El Reino y su anuncio es la raíz de todos los conflictos. No lo olvidemos. El lugar donde aparece es distinto a lo de Juan : es una opción por los márgenes, se aparta del centro y se va a Galilea, la de los gentiles y marginal. Para Marcos Galilea es el lugar al que envía a los suyos después de resucitado; sólo allí se le puede ver. Además Marcos destaca que el núcleo del mensaje de Jesús difiere del de Juan: proclama no un bautizo de agua y perdón, sino la llegada del Reino; no apela a una conversión para evitar el castigo, sino para ser capaz  de recibir el Reino; no es algo para el futuro, sino para un presente cargado de posibilidades; no un Dios Juez vengador, sino un Dios Salvador que ofrece la liberación; no una nueva carga, sino la buena noticia de parte de Dios. Para un judío de la época afirmar que llega el Reino era su mayor anhelo y esperanza, porque equivalía  a la implantación del derecho, la justicia, la paz, la libertad y la abundancia. Es decir la intervención de Yahvé que socorre y hace justicia a los débiles y es  baluarte de los oprimidos. Además Marcos dice que este Reino está presente,: se ha cumplido el plazo, ya llega el reinado de Dios. Es un anuncio alegre y dirigido a todos, no sólo  a los dirigentes e incluso invita primero a los últimos, indignos y excluidos. Este Reino es ofrecimiento y don, pero también exige una respuesta del que lo recibe: de acogida que se expresa en la fe y la conversión. La llamada a la conversión es la fuerza que pone en marcha la acción y la transformación integral del hombre. Conversión es aceptar , confiar y modelar. Tras el anuncio Jesús busca sus colaboradores, que no profesionales de la religión, sino que se rodea de trabajadores (pescadores) en medio de su tarea. Es que la llamada puede surgir en cualquier lugar. No hay ningún escenario sagrado para la llamada, sino el lago y las tareas diarias. Dios nos llama en nuestro ambiente, trabajo y tareas diarias. Y la respuesta de ellos es una ejemplo de conversión y de fe: EL SEGUIMIENTO: Tras la llamada previa de Jesús, viene la rápida respuesta de los discípulos: dejar y seguirle. Cambian un lugar de seguridad económica y familia por otro de desposesión e inseguridad; dejan un trabajo conocido por otro que no lo es; un proyecto personal, centrado en su familia y en sus necesidades, por otro en que primarán las necesidades de los demás. Pero ser discípulo no puede definirse por lo negativo: haber dejado algo, sino por lo positivo: haberse encontrado a Alguien. La llamada pone en una situación nueva y deslumbrante, porque crea nuevas e insospechadas posibilidades.

            Si hoy muchos cristianos nos preguntáramos ¿en que consiste nuestra fe y nuestra condición de creyentes? Descubriremos con sorpresa que se reduce a pertenecer a una determinada Iglesia, a la confesión de un mismo credo , a la adhesión a una normal moral y el cumplimiento de un culto. Eso hace falta, pero no es suficiente. CREER EN JESUS ES SEGUIRLE. Cristiano o cristiana es quien se esfuerza por edificar su vida siguiendo las huellas del Maestro. Seguir no es imitar, ni copiar (será imposible). Seguir es una aventura que se inicia cada día hacia la búsqueda de un hombre y una sociedad nueva. Con ellos empezó y continuó una tarea que parecía imposible. ¿ Y con nosotros puede contar?

Francisco Aranda


quebrar la lógica de la violencia

Eduardo de la Serna

Las cosas que ocurren en nuestra historia, de ayer o de hoy ocurren en un contexto. Contexto que las permite comprensibles, al menos en parte (‘comprensible’ no quiere decir ‘justificable’, se trata de entender por qué algo ocurre). Ciertamente sabemos que se podría haber actuado de otra manera, y por “a” o por “z” las cosas no hubieran sido iguales, sin que podamos saber con precisión cómo habrían resultado. Es lo que se suele llamar “contrafáctico”.

La atrocidad ocurrida en Francia con el semanario Charli Hebdo me hace pensar, quizás de un modo no muy “políticamente correcto”, pero al menos escribo para pensar, y quizás ayudar a hacerlo.

Repudio visceralmente la actitud de superioridad de muchos sectores del “Primer mundo” frente a los del Tercero. Actitud de desprecio, discriminación en muchos casos, verdaderamente criminal. Los casos que podrían ponerse se cuentan por miles, desde la experimentación de fármacos con “tercermundistas” hasta los deseos de que el ébola acabe con los inmigrantes, la comparación de personas de piel negra con monos (en el fútbol y la política) hasta la prueba de nuevas armas con poblaciones indefensas… Y podríamos seguir. Pero lo cierto es que me resulta repugnante, y en el podio de estos “discriminadores” lamentablemente es frecuente ver franceses. (Me niego a decir ‘Francia’, porque sería discriminatorio también esto, no es lo mismo el Abbé Pierre que Jean Marie Le Pen, por cierto).

Repudio la campaña antimusulmana que se palpa en el mundo entero, especialmente a partir del 11 de septiembre. La actitud de ver en todo turbante un enemigo y un terrorista no ha de ser muy grato para cualquier musulmán. No soy experto en el Islam pero entiendo claramente que es una religión de paz y constructora de la paz. ¿Que hay violentos en su seno? ¡Seguramente! Los cristianos (católicos o protestantes) no podemos arrojar la primera piedra en esto. Y es sano mirar primero la viga en nuestro ojo antes que referirnos a la paja en ojo ajeno. Y me pregunto cómo nacerá una generación que experimenta desde pequeño, desde la escuela, que el mundo entero parece mirarlo como enemigo, como peligroso, como terrorista.

Cuando vi, hace tiempo, las caricaturas críticas al profeta Mahoma en Charli Hebdó reconozco que me molestaron. Me parecieron una falta de respeto. Y me preguntaba cómo reaccionaría yo ante caricaturas semejantes críticas o burlonas sobre Jesús. Y reconozco que me molestarían. Y que me gustaría sentarme con su autor a charlar y preguntarle por qué dice eso; porque son ofensivas, y provocan dolor en mucha, mucha gente. Y – lamentablemente – no todos los dolidos quisieran sentarse a charlar y preguntar. Porque en todo grupo nunca falta algún energúmeno que mata al de la camiseta de futbol contraria, que quema una bandera del país adversario, o que es capaz de entrar a matar a mansalva en una redacción.

Cuando escuché que los – aparentemente - autores del crimen en Charlie Hebdó dijeron que no eran criminales como los que matan mujeres y niños en Irak y Afganistán, debo reconocer que me pareció parcialmente cierto. Y agregaría también muertes con la tierra devastada después de la invasión, las enfermedades y el hambre. Los terroristas musulmanes no tienen el monopolio ni del terrorismo ni de la muerte.

Y esto – y más – me hizo pensar: ¿cómo romper la espiral de la violencia? Porque la respuesta violenta no hace sino llamar a más violencia. No olvido a las víctimas del supermercado kosher. Criminalmente asesinadas (por el terrorista o los rescatistas, no me queda claro). Y leer las declaraciones de Le Pen o de Netanyahu me hace creer que esto no hace sino alimentar nuevas y más crueles acciones, presentes y futuras. Tampoco es con burlas, por más ‘culto’ a la libertad de expresión que reconozcamos, valoremos y proclamemos.

En lo personal, entiendo que la libertad de expresión no es “derecho a ofender”, a lastimar, a agredir. Ya que nada sano nace de ello. Desde una perspectiva individualista se dirá que es el que escribe (o dibuja) quien debe establecer su propio criterio de ‘hasta dónde’, pero no estoy totalmente de acuerdo con eso. Porque quien se cree superior y entiende que un “negro es igual a un mono”, o que un musulmán es igual a un terrorista, difícilmente podrá tener un criterio equilibrado para saber cuándo algo que diga (o dibuje) sea ofensivo. Hay periódicos que tienen una suerte de ‘comité de ética’; a lo mejor las Facultades de Periodismo podrían publicar una especie de “criterios” o elementos mínimos. Pienso, a modo de ejemplo, que así como – en Europa, por ejemplo – se respeta los diferentes partidos e ideologías pero uno no puede presentar un partido “Nazi” (y celebro que no se pueda), no todo se puede en nombre de la libertad.

Hoy todos (o casi todos) nos dolemos con lo ocurrido en Francia, como ayer en las Torres Gemelas, y ayer y hoy en Afganistán e Irak. Y creemos que sólo la paz, la paz verdadera que nace de la justicia y la equidad, de la verdad y del respeto mutuo, del encuentro y la celebración de la diversidad nos permitirá reírnos juntos, no de otros, celebrar juntos, y no las victorias sino los encuentros.

Con todo mi corazón repudio lo ocurrido en Francia, sin ningún atisbo de duda. Pero reafirmo mi convicción de que la paz viene del encuentro, y no de la lógica triunfo-derrota. Y espero que todos, “empezando por casa” pongan cimientos verdaderos y firmes en la búsqueda de la paz.


Jornada mundial del enfermo

 Mons. Jesús Catalá desea enviar a los enfermos de nuestra Diócesis un saludo con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo, a celebrar el próximo 11 de febrero, festividad de Ntra. Sra. de Lourdes.

Por ello, quien desee que el Sr. Obispo felicite a algún familiar enfermo perteneciente a la parroquia, envíe un correo electrónico a la dirección francisco.aranda@diocesismalaga.es o póngase en contacto con el párroco. 

En el correo debe aparecer los siguientes datos:

  • Nombre y apellido de los enfermos.
  • dirección postal (calle, número y código postal).

El plazo para la admisión de las relaciones de enfermo finaliza el día 1 de febrero.


Sobre el RACISMO ...

"No podeis servir a Dios y al Dinero"



Papa Francisco


Mensaje para la Jornada mundial del emigrante y del refugiado 2015

«Una Iglesia sin fronteras, madre de todos»

Queridos hermanos y hermanas:

Jesús es «el evangelizador por excelencia y el Evangelio en persona» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 209). Su solicitud especial por los más vulnerables y excluidos nos invita a todos a cuidar a las personas más frágiles y a reconocer su rostro sufriente, sobre todo en las víctimas de las nuevas formas de pobreza y esclavitud. El Señor dice: «Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme» (Mt 25,35-36). Misión de la Iglesia, peregrina en la tierra y madre de todos, es por tanto amar a Jesucristo, adorarlo y amarlo, especialmente en los más pobres y desamparados; entre éstos, están ciertamente los emigrantes y los refugiados, que intentan dejar atrás difíciles condiciones de vida y todo tipo de peligros. Por eso, el lema de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado de este año es: Una Iglesia sin fronteras, madre de todos.

En efecto, la Iglesia abre sus brazos para acoger a todos los pueblos, sin discriminaciones y sin límites, y para anunciar a todos que «Dios es amor» (1 Jn 4,8.16). Después de su muerte y resurrección, Jesús confió a sus discípulos la misión de ser sus testigos y de proclamar el Evangelio de la alegría y de la misericordia. Ellos, el día de Pentecostés, salieron del Cenáculo con valentía y entusiasmo; la fuerza del Espíritu Santo venció sus dudas y vacilaciones, e hizo que cada uno escuchase su anuncio en su propia lengua; así desde el comienzo, la Iglesia es madre con el corazón abierto al mundo entero, sin fronteras. Este mandato abarca una historia de dos milenios, pero ya desde los primeros siglos el anuncio misionero hizo visible la maternidad universal de la Iglesia, explicitada después en los escritos de los Padres y retomada por el Concilio Ecuménico Vaticano II. Los Padres conciliares hablaron de Ecclesia mater para explicar su naturaleza. Efectivamente, la Iglesia engendra hijos e hijas y los incorpora y «los abraza con amor y solicitud como suyos» (Const. dogm. sobre la Iglesia Lumen gentium, 14).

La Iglesia sin fronteras, madre de todos, extiende por el mundo la cultura de la acogida y de la solidaridad, según la cual nadie puede ser considerado inútil, fuera de lugar o descartable. Si vive realmente su maternidad, la comunidad cristiana alimenta, orienta e indica el camino, acompaña con paciencia, se hace cercana con la oración y con las obras de misericordia.

Todo esto adquiere hoy un significado especial. De hecho, en una época de tan vastas migraciones, un gran número de personas deja sus lugares de origen y emprende el arriesgado viaje de la esperanza, con el equipaje lleno de deseos y de temores, a la búsqueda de condiciones de vida más humanas. No es extraño, sin embargo, que estos movimientos migratorios susciten desconfianza y rechazo, también en las comunidades eclesiales, antes incluso de conocer las circunstancias de persecución o de miseria de las personas afectadas. Esos recelos y prejuicios se oponen al mandamiento bíblico de acoger con respeto y solidaridad al extranjero necesitado.

Por una parte, oímos en el sagrario de la conciencia la llamada a tocar la miseria humana y a poner en práctica el mandamiento del amor que Jesús nos dejó cuando se identificó con el extranjero, con quien sufre, con cuantos son víctimas inocentes de la violencia y la explotación. Por otra parte, sin embargo, a causa de la debilidad de nuestra naturaleza, “sentimos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor” (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 270).

La fuerza de la fe, de la esperanza y de la caridad permite reducir las distancias que nos separan de los dramas humanos. Jesucristo espera siempre que lo reconozcamos en los emigrantes y en los desplazados, en los refugiados y en los exiliados, y asimismo nos llama a compartir nuestros recursos, y en ocasiones a renunciar a nuestro bienestar. Lo recordaba el Papa Pablo VI, diciendo que «los más favorecidos deben renunciar a algunos de sus derechos para poner con mayor liberalidad sus bienes al servicio de los demás» (Carta ap. Octogesima adveniens, 14 mayo 1971, 23).

Por lo demás, el carácter multicultural de las sociedades actuales invita a la Iglesia a asumir nuevos compromisos de solidaridad, de comunión y de evangelización. Los movimientos migratorios, de hecho, requieren profundizar y reforzar los valores necesarios para garantizar una convivencia armónica entre las personas y las culturas. Para ello no basta la simple tolerancia, que hace posible el respeto de la diversidad y da paso a diversas formas de solidaridad entre las personas de procedencias y culturas diferentes. Aquí se sitúa la vocación de la Iglesia a superar las fronteras y a favorecer «el paso de una actitud defensiva y recelosa, de desinterés o de marginación a una actitud que ponga como fundamento la “cultura del encuentro”, la única capaz de construir un mundo más justo y fraterno» (Mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2014).

Sin embargo, los movimientos migratorios han asumido tales dimensiones que sólo una colaboración sistemática y efectiva que implique a los Estados y a las Organizaciones internacionales puede regularlos eficazmente y hacerles frente. En efecto, las migraciones interpelan a todos, no sólo por las dimensiones del fenómeno, sino también «por los problemas sociales, económicos, políticos, culturales y religiosos que suscita, y por los dramáticos desafíos que plantea a las comunidades nacionales y a la comunidad internacional» (Benedicto XVI, Carta enc. Caritas in veritate, 29 junio 2009, 62).

En la agenda internacional tienen lugar frecuentes debates sobre las posibilidades, los métodos y las normativas para afrontar el fenómeno de las migraciones. Hay organismos e instituciones, en el ámbito internacional, nacional y local, que ponen su trabajo y sus energías al servicio de cuantos emigran en busca de una vida mejor. A pesar de sus generosos y laudables esfuerzos, es necesaria una acción más eficaz e incisiva, que se sirva de una red universal de colaboración, fundada en la protección de la dignidad y centralidad de la persona humana. De este modo, será más efectiva la lucha contra el tráfico vergonzoso y delictivo de seres humanos, contra la vulneración de los derechos fundamentales, contra cualquier forma de violencia, vejación y esclavitud. Trabajar juntos requiere reciprocidad y sinergia, disponibilidad y confianza, sabiendo que «ningún país puede afrontar por sí solo las dificultades unidas a este fenómeno que, siendo tan amplio, afecta en este momento a todos los continentes en el doble movimiento de inmigración y emigración» (Mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2014).

A la globalización del fenómeno migratorio hay que responder con la globalización de la caridad y de la cooperación, para que se humanicen las condiciones de los emigrantes. Al mismo tiempo, es necesario intensificar los esfuerzos para crear las condiciones adecuadas para garantizar una progresiva disminución de las razones que llevan a pueblos enteros a dejar su patria a causa de guerras y carestías, que a menudo se concatenan unas a otras.

A la solidaridad con los emigrantes y los refugiados es preciso añadir la voluntad y la creatividad necesarias para desarrollar mundialmente un orden económico-financiero más justo y equitativo, junto con un mayor compromiso por la paz, condición indispensable para un auténtico progreso.

Queridos emigrantes y refugiados, ocupáis un lugar especial en el corazón de la Iglesia, y la ayudáis a tener un corazón más grande para manifestar su maternidad con la entera familia humana. No perdáis la confianza ni la esperanza. Miremos a la Sagrada Familia exiliada en Egipto: así como en el corazón materno de la Virgen María y en el corazón solícito de san José se mantuvo la confianza en Dios que nunca nos abandona, que no os falte esta misma confianza en el Señor. Os encomiendo a su protección y os imparto de corazón la Bendición Apostólica.

Vaticano, 3 de septiembre de 2014



Homilías


HomilíA Epifanía del Señor

Buscaban, vieron,  siguieron y encontraron la luz

 Mateo es el único que da cuenta del episodio de los Magos. Se trata de personajes enigmáticos que la tradición cristiana ha ido adornando con  datos no recogidos en el texto evangélico (reyes, número, nombres, color de su piel). Posiblemente  sabios astrólogos,  procedentes de “Oriente” de Arabia, la tradición y la piedad se han desbordado en la presentación de este hecho. El nombre litúrgico “Epifanía y la escena narrada  en el Evangelio  significan que  el  llamado “rey de los judíos” no es patrimonio de ningún pueblo; que el anuncio del ángel a los pastores se dirige a todos los hombres. Es hoy la fiesta del universalismo de la salvación en Cristo, tal como lo resume la 2ª lectura. “ También los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la promesa”. Una doble reacción ante el mensaje: pastores y magos que lo aceptan; Herodes y los jefes de Jerusalén que, pese a su conocimiento de la Escritura, lo rechazan de plano. Israel, su pueblo, lo rechaza; los “periféricos” a la religión oficial, lo acogen.

             Homilía completa

Homilía del Bautismo del Señor

Comienzo y final de una vida: este es el Hijo de Dios

Francisco Aranda Otero

En un día  hemos pasado de los relatos de la infancia a un acontecimiento que  vivió Jesús a los treinta años: el Bautismo en el Jordán Acontecimiento esencial para lo que había de ser y predicar. Su historicidad está fuera de toda duda porque es de los pocos  que  aparecen   en los cuatro evangelios y porque a la primera generación cristiana le resultó  difícil aceptar  que Jesús se sometiese a un bautismo de penitencia y conversión como subordinado a Juan el Bautista, cuyos discípulos podían seguir  aún vivos. Marcos en su Evangelio pretende esclarecer  la identidad de Jesús: se abre y se cierra con un doble testimonio sobre él: el primero el del Padre que lo proclama como “su Hijo amado, su predilecto”; el último el del centurión romano al pie de la cruz: “En verdad este hombre era el Hijo de Dios”.

             El breve relato apunta un cambio en la vida de Jesús: geográficamente desde Nazaret al Jordán; socialmente, abandona el anonimato  para unirse al movimiento que encabeza Juan. 

Homilía completa



Diócesis de Málaga


F. de IRIBARREN, recuperado y aclamado en su Catedral.

Hasta el programa de mano- Concierto de Navidad. “Para hazer burla del diablo. La música de Navidad en Málaga a mediados del siglos XVIII”. con una original presentación en facsímil y minuciosamente detallado y esmerado, hacía presagiar que nos encontrábamos en un momento de especial importancia para la vida musical malagueña, de nuestra diócesis y de nuestra SICB de Mälaga. Se intuía la fiesta y el gozo, ya en los umbrales de la Natividad del Señor.

            Con una Catedral a rebosar, las colas eran muy largas en una noche fría pero  agradable para el invierno que es estrenaba, a las 20. 45 se inició el gran Concierto. “ La Zagalexa Mirtila” . Villancico con violín y flauta trabiessa, año 1754 lo abrió. Le siguieron “ Un Danzante , mi Niño ( 1754) , “Hasta aquí, Dios amante”( 1741)” Muchachas al baile” ( 1748) -un prodigio en la dirección e interpretación- así como “Guapo a de ser el Tonillo” ( 1755) “ Hola Jau” (1751) – ecxepcional y candoroso dialogo entre Batin y Jau- y la pieza central que entitulaba el concierto “Para hazer burla del Diablo” ( 1752) – un villancico a 3 de tonadilla, que levantó de sus asientos al numeroso público que llenaba la Catedral, salvo a los que ,por falta de sitio permanecieron de pie, que fueron muchos. Otra ejecución y dirección perfecta y no fácil. Apoteósico. Concluyo la serie con  un villancico de Negrillo a 5: Aziol Chocorrotiya” ( 1749).

            Todos ellos intercalados por  3 motetes, del mismo F. de Iribarrren, que estremecieron:  “ Reges Tharsis” Motete a solo a los Santos  Reyes (1760) “Missus est Angelus” Motete a 4 ( 1754) y  un bis , concretado en otro motete del maestro, que es un himno de Completas para Navidad:  “Te lucis , ante terminum”.

            La Catedral rugió. El concierto no merecía menos. El gran maestro de capilla de nuestra Iglesia Mayor,  que lo fue entre los años ( 1733-1767) D: JUAN FRANCES DE IRIBARREN, empieza a ser reconocido y reivindicado en su ingente labor  y, a la vez valorado por su gran calidad y aportación a la música de la Catedral de Málaga, que conserva la obra de éste y otros  grandes maestros de capilla, hasta hoy. Un arsenal, con más hasta mas de mil obras parecidas , aún por ver la luz. Desde esta breve reseña debo elogiar la tenacidad y esfuerzo por el director de la “Capilla Musical Maestro Iribarren” D. Antonio T. del Pino, audaz pionero en este trabajo en Málaga, al tiempo que hago una llamada a las instituciones competentes para potenciar la labor investigadora y divulgadora de esta recuperación histórica y artística, en los tesoros musicales y artísticos de nuestra tan querida y bella Catedral.

            Sería incapaz, mis conocimientos musicales no dan para más, de destacar a nadie: todo fue de un nivel  sublime. Una dirección perfecta, una ejecución, que resultaba compleja, impecable , un acople de orquesta, coro y solistas sin fisuras y quienes se unió la agrupación Musical “Il MODO FRIGIO”, ante el público que seguía embelesado el desarrollo del acontecimiento.

            En una tabla laudatoria deberías figurar muchos, me atengo, en primer lugar al público presente, receptivo, acogedor y entregado,  a todo el personal de la Catedral y las religiosas, atentos a cualquier detalle, al  Cabildo Catedral que organizó el evento,  al patrocinio del Banco de Sabadell y a la colaboración de ESIRTUGROUP.

            Entre todos vivimos un rato, tierno, infantil, cálido, como una ensoñación naiff en el escenario grandioso de una Catedral que se puso los trajes de boda , para el gran Adviento_ Navidad del Enmanuel. Pido una cosa: que se repitan.

 

                      FELIZ NAVIDAD

                      Os desea Paco aranda


Reflexiones


Algunos creen que para ser bueno y católico tenemos que ser como conejos

Libertad de expresión y reacciones frente a los insultos

«En teoría, podemos decir que una reacción violenta frente a una ofensa, a una provocación, no se debe hacer, no es buena. Podemos decir lo que el Evangelio dice, debemos poner la otra mejilla. En teoría, podemos decir que nosotros comprendemos la libertad de expresión. En teoría estamos de acuerdo. Pero somos humanos y existe la prudencia, que es una virtud humana de la convivencia humana. Yo no puedo provocar, insultar a una persona constantemente, porque corro el riesgo de hacerla enojar, corro el riesgo de recibir una reacción injusta. Pero es humano.

Digo que la libertad de expresión debe tomar en cuenta la realidad humana, y por esto debe ser prudente; una forma de decir que debe de ser educada. La prudencia es la virtud humana que regula nuestras relaciones. Una reacción violenta es mala siempre. Pero detengámonos un poco, porque somos humanos, corremos el riesgo de provocar a los demás. Por esto, la libertad debe ir acompañada por la prudencia.»


La colonziación ideológica de la familia

Durante el Sínodo, los obispos africanos se quejaban del hecho de que ciertos préstamos son concedidos bajo ciertas condiciones. Se aprovechan de las necesidades de un pueblo como oportunidad para entrar y hacerse fuertes con los niños. Pero no es ninguna novedad. Lo mismo hicieron las dictaduras del siglo pasado, entraron con sus doctrinas: piensen en la juventud hitleriana...

El pueblo no debe perder su libertad, cada pueblo tiene su cultura, su historia. Cuando los imperios colonizadores imponen ideas, tratan de hacer que los pueblos pierdan su identidad... Cada pueblo debe conservar la propia identidad sin ser colonizado ideológicamente. Hay un libro, escrito en Londres en 1903, es 'El dueño del mundo', el autor es Benson: se los aconsejo, léanlo y entenderán bien lo que quiero decir.»


Sobre la anticoncepción

«Yo creo que el número de tres hijos por familia, según lo que dicen los técnicos, es el número importante para mantener a la población. La palabra clave para responder es lapaternidad responsable, y cada persona, en el diálogo con su pastor, busca cómo llevar a cabo esa paternidad...

Perdonen, pero hay algunos que creen que para ser buenos católicos debemos ser como conejos, ¿no? Paternidad responsable: por esto en la Iglesia hay grupos matrimoniales; los expertos en estas cuestiones, y hay pastores. Yo conozco muchas vías lícitas, que han ayudado en esto.

Y otra cosa: para la gente más pobre, el hijo es un tesoro; es cierto que hay que ser prudentes, pero el hijo es un tesoro. Paternidad responsable, pero también considerar la generosidad de ese papá o de esa mamá que ve en el hijo o en la hija un tesoro.»


Próximos viajes

«África: el plan es ir a la República Centroafricana y a Uganda. Creo que será hacia fines del año. Tiene un poco de retraso este viaje, porque estuvo el problema del Ébola. Es una gran responsabilidad hacer grandes reuniones por el riesgo del contagio. Pero en estos dos países, no hay problema.

Estados Unidos: las tres ciudades son Filadelfia, para el encuentro con las Familias, Nueva York, para la visita a la ONU, y Washington. Ir a California para la canonización de Junípero Serra me gustaría, pero creo que va a ser un problema de tiempo, se necesitan dos días más. Yo creo que voy a hacer la canonización en Washington; es una figura nacional. Entrar a los Estados Unidos por la frontera de México sería una cosa hermosa, como signo de hermandad, pero ir a México sin visitar a la Virgen (de Guadalupe, ndr.) sería un drama... Creo que van a ser estas tres las ciudades estadounidenses.

Los países latinoamericanos previstos para este año son: Ecuador, Bolivia y Paraguay. El año que viene, si Dios quiere, iré a Chile, Argentina y Uruguay


La corrupción política...

«La corrupción hoy en el mundo está a la orden del día, y la actitud corrupta anida fácilmente en las instituciones, porque una institución tiene muchos roles, jefes y vicejefes... la corrupción es quitar al pueblo. La persona corrupta que hace negocios corruptos o gobierna corruptamente o que va a asociarse con otros para hacer un negocio corrupto, roba al pueblo. Las víctimas son los que viven en la pobreza... La corrupción no está encerrada en sí misma: va y mata.


Las mujeres en la Iglesia

«Cuando digo que es importante que las mujeres sean más consideradas en la Iglesia no es solo para darles una función, la secretaría de un dicasterio... no, sino para que nos digan cómo sienten y ven la realidad, porque ven desde una riqueza diferente, más grande.» 



Déjanos tu opinión

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.